Ir al contenido principal

El estado de sitio y los derechos humanos

En estos días nos anoticiamos que muchos argentinos comenzaron a recorrer la provincia de Buenos Aires, con motivo de la cuarentena establecida por el Poder Ejecutivo Nacional (DNU 260/2020), algunos entienden que es un tiempo para “vacacionar” y no para cumplir con la regla establecida en el mencionado decreto.

En tal sentido, uno entiende que el Gobierno Federal tiene la obligación de utilizar todas las herramientas constitucionales y convencionales que posee a su alcance para restringir la mayor circulación de ciudadanos, para cuidar la vida, la salud y el bienestar general.

La discusión -constitucionalismo clásico- se va a centrar en la imposibilidad de encontrar en el texto constitucional alguna herramienta que permita llevar adelante este tipo de medidas, en esta línea argumental y frente a la experiencia llevada a cabo en el mundo, se deben extremar las mayores medidas para preservar la vida y la salud contra este enemigo silencioso.

Así, la Constitución Nacional en su Art. 23 establece que “en caso de conmoción interior o de ataque exterior que ponga en peligro el ejercicio de esta Constitución y de las autoridades creadas por ella, se declara en estado de sitio la provincia o territorio en donde exista la perturbación del orden, quedando suspensas allí las garantías constitucionales...”, pareciera que el constitucionalismo clásico no encuentra respuesta a las soluciones que requieren estos tiempos, una interpretación literal, obliga indefectiblemente a entender que esta institución se circunscribe solamente a cuestiones netamente de corte político, que buscan solucionar estos entuertos constitucionales,  no puede dejarse de reseñar que el artículo es fruto de la constitución histórica (1853/60) y, en aquel momento el convencional constituyente nunca imagino una situación como la que estamos viviendo.

Claramente la reforma constitucional de 1994 le dio al PEN facultades de la emergencia conforme el Art. 76 (delegación legislativa) y 99 inc. 3 (DNU), pero en las instancias que esta viviendo el mundo y la argentina, es fundamental tomar decisiones que pongan sobre la mesa la protección del “bienestar general”, la “Vida” y la “salud” de los argentinos, en esta línea argumental se debe contemplar la grave situación creada a partir del “coronavirus” (SARS-COV-2), pero conforme una interpretación literal del texto, tal situación no encuadraría en lo establecido en el Art. 23 Carta Fundamental.

La institución -como bien dijimos “histórica”- en la actualidad debe ser interpretada de una manera dinámica, el avance de este enemigo silencioso sobre nuestros conciudadanos nos obliga a repensar que existen motivos suficientes para sostener, que cuando se encuentra en juego “el bienestar general” y, los derechos humanos fundamentales establecidos en nuestro texto constitucional (Art. 75 inc.22), verbigracias podemos observar la DADH[1] Art. 11; DUDH[2] Art. 25; CADH[3] Art. 4; entre otros, nadie puede negar que existe claramente una emergencia sanitaría, es por ello, que resulta fundamental entenderla como una emergencia constitucional que nos obliga a extremar todas las medidas que nos pongan a la altura de las circunstancias.

Seguramente, muchos criticaran esta interpretación, pero resulta fundamental entender que la conmoción interior necesita de una interpretación dinámica, esta “...debe ser entendida en forma genérica y comprensiva de toda sublevación, levantamiento, tumulto y conflicto social, político o económico que, por su envergadura y profundidad, ponga en peligro o hagan temer peligro grave, serio e inminente para el orden constitucional[4].

Así, la CADH en su Art. 15  nos dice que: "Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de tal derecho puede estar sujeto a las restricciones previstas por la ley, que sean necesarias en una sociedad democrática, en interés de la seguridad nacional, de la seguridad o del orden públicos, o para proteger la salud o la moral públicas o de los derechos o libertades de los demás", tal situación esta entrelazada de forma armónica con el Art. 30 y 32 inc. 2, así, la Convención Americana también contempla esta situación y nadie puede objetarla.

En definitiva, cuando discutimos el bienestar general, el derecho a la vida, la salud de la población frente a este “enemigo invisible”, resulta fundamental utilizar todas las herramientas y poderes constitucionales[5], creando la conciencia suficiente que nos permitan limitar el contacto, la exposición y especialmente hacer todo lo posible para hacer frente a esta pandemia, que afecta al mundo y a la argentina.



[1] Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre
[2] Declaración Universal de los Derechos Humanos
[3] Convención Americana de Derechos Humanos, así la CIDH en caso Tribu Ache Vs. Paraguay, establecio que la falta de atención médica y de medicina durante una epidemia es una grave violación al derecho a la salud y al bienestar establecido en el Art. 11; en esta misma línea en el caso Yanomami Vs. Brasil, la CIDH declaró que el Estado violó el derecho a preservar  la salud y al bienestar por haber omitido y adoptado de manera eficaz medidas que evitaran un número importante de muertos por epidemias de influenza, tuberculosis, sarampión, malaria, enfermedades venéreas, etc. que sufrieron los integrantes 
[4] Conf. BADENI, Gregorio, Tratado de Derecho Constitucional, Ed. LL, Buenos Aires, 2004, p. 922
[5] Seguramente muchos van a sostener que el Congreso Federal no se encuentra en receso y esta debe reunirse para aprobar el mismo, empero se encuentra vigente la Resolución Presidencial 611/20 donde se dispone que toda actividad de la Cámara de Diputados se llevará a cabo por medios tecnológicos (robóticos y sistemas).

Comentarios

Entradas populares de este blog

INCOMPATIBILIDADES DE LOS LEGISLADORES

El artículo 72 de la Constitución Nacional sostiene “Ningún miembro del Congreso podrá recibir empleo o comisión del Poder Ejecutivo, sin previo consentimiento de la Cámara respectiva, excepto los empleos de escala”.
Al momento de asumir sus bancas, los Diputados y senadores juran “de desempeñar debidamente el cargo”, por tal motivo, existe una situación fáctica donde los legisladores no pueden ejercer otro cargo durante el plazo que dure su mandato. Gelli nos explica que “La norma tiene varias finalidades. En primer lugar mantener la separación orgánica y estructural  de los poderes, propia del sistema presidencialista (…) En segundo término, el art. 72 busca mantener la independencia de los poderes y preservar al Legislativo de las interferencias del Ejecutivo (…) En tercer lugar la norma tiene por finalidad garantizar la libertad de criterio de los legisladores, la autonomía de sus opiniones para decidir e impedir eventuales incompatibilidades de funciones. Sobre este último objetiv…

La información en tiempos de pandemia

La “información falsa” es un grave problema, en el mundo la grave crisis sanitaria y humanitaria producto del coronavirus (SARS-COV-2), nos lleva a reflexionar sobre el poder que posee la información y importancia de contar con canales de comunicación reales, fidedignos y confiables.
Así, la sociedad civil, los medios de comunicación, las redes sociales en la actualidad tienen un potencial asombroso, por ello, el buen uso de los mismos puede ser una herramienta fundamental para el fortalecimiento institucional y el sistema democrático. En este orden de ideas, muchas veces la “información falsa”, la “difusión masiva de rumores”, la “incitación a la violencia y el caos social”, o la de “infundir miedo” entre otras cuestiones, conllevan indefectiblemente a crear un riesgo y, la desinformación del ciudadano afecta derechos humanos fundamentales, que se encuentran protegidos en nuestra Constitución Nacional y en los instrumentos de derechos humanos[1].
Nuestra Carta Fundamental reconoció a l…

Sobre irresponsabilidad, prejuicios y tilingos

Ciertos diccionarios definen a un tilingo como alguien que es “superficial, ridículo y tonto, y demuestra poca inteligencia al hablar”. La pandemia de Coronavirus que azota al mundo en estos días y sus consecuencias es un buen caldo de cultivo para la aparición de algunos personajes que dejan expuesto su ignorancia, irresponsabilidad y prejuicios.
El debate sobre el uso del transporte público es uno de ellos. Fomentar la idea que el “coronavirus” NO viaja en el transporte público tradicional es una afirmación contundente de determinados opinadores que reafirman su convicción diciendo que “sólo afecta a las personas que viajan al exterior” y se “propaga únicamente por medio del contacto con esas personas”.
Para demoler esa génesis de mito urbano una de las cuestiones que debe tenerse presente como marco regulatorio de convivencia es que la propia Constitución Nacional en su Art. 42 establece que “los consumidores y usuario de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, …